Español

Según el apartado 2 del artículo 22 de la LSSI, Le Rutile debe informar y conseguir el consentimiento de todos los usarios sobre la utilización de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Para más información, consulte nuestra Política de Cookies. Si continua navegando en www.lerutile.com, consideramos que ha aceptado la Política de cookies.

 

 

CUIDAS TU JOYAS

 

Todas nuestras joyas se trabajan de forma artesanal en España, en plata de ley y plata de ley bañada en oro de 18 kts (1 micra).

 

El color natural del metal forma parte del diseño de las piezas y a menudo pueden presentar las características de los materiales que se utilizan en su fabricación. La presencia de estas características, tales como variación en la textura, en la forma y en el color, deben considerarse como parte de la apariencia individual y el diseño de una pieza de artesanía trabajada a mano.

 

Para  mantener las joyas con su aspecto original es aconsejable seguir unos sencillos consejos:

 

  • Para las piezas de plata de ley, te recomendamos limpiarlas con agua tibia y jabón suave de forma regular y secarlas con una gamuza. Las piezas de plata pueden ennegrecerse (oxidarse) en contacto con el ambiente y cuando no se usan. En la duración y estado de la pieza, influye mucho el PH de la piel que, en algunos casos, puede hacer que se oscurezca la joya con mayor rapidez. En esos casos te recomendamos que utilices productos específicos para la limpieza de la plata.

 

  • Para las piezas de plata de ley bañadas en oro, te recomendamos limpiarlas solamente con una gamuza de algodón. No se deben utilizar limpiadores abrasivos ya que pueden eliminar el baño, y evita el contacto directo con productos químicos, perfumes y cremas que pueden dañar el color.

 

Debido al paso del tiempo el metal se oscurece o cambia de color, para evitar esto es importante que guardes tu joya en un lugar seco en su bolsa de tela original cuando no la uses.

 

Para su correcta conservación, te recomendamos guardarlas siempre de manera individual y evitar el contacto con productos abrasivos, cosméticos o domésticos que pueden alterar su aspecto y dañar su color.